Páginas vistas en total

domingo, 31 de marzo de 2013

Museo Regional de Guadalajara reúne Advocaciones Marianas



La Dolorosa, del Apocalipsis, de la Luz, del Refugio, del Carmen o incluso de la Soledad. Las formas para identificarla son muchas, pero es la misma Virgen, María. A ella recurren cualquier día de la semana sus fieles devotos en busca de la protección de su manto.
Todas estas facetas de la Inmaculada ahora se encuentran reunidas bajo un mismo techo en la Sala “Ixca Farías” del Museo Regional de Guadalajara (MRG) que alberga, desde el pasado 14 de marzo y hasta el próximo 5 de mayo, la exposición Bajo tu amparo…. Advocaciones Marianas, compuesta por 30 piezas, 25 de las cuales son pinturas al óleo que forman parte de la pinacoteca del recinto, y esculturas de diversos materiales.
La curadora Gabriela Abascal Johnson, del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), explicó que las piezas que integran la muestra ofrecen “una visión histórica del simbolismo religioso de protección maternal que los creyentes atribuyen a la Virgen María”.
Detalló que la mayor parte de los cuadros son anónimos y que sólo tres están firmados: Virgen de la Luz, de G. Carrasco; Guadalupana, de Antonio Torres, y Virgen de la Victoria, de Joseph López, quienes buscaron resaltar el sentido protector de la madre de Jesús.
La exhibición, en su mayoría, está compuesta por pinturas de los siglos XVII al XIX, y muestra los diferentes nombres que se le han otorgado a la Virgen María a través de los años, ya sea por el misterio, la virtud o el atributo al que se hace referencia, o por el lugar geográfico en el que se da cuenta de sus apariciones.
Cada imagen, abundó Abascal Johnson, “nos remite a las advocaciones (culto) que se le tiene a la virgen; por ejemplo, la Virgen de la Leche, que es la de Belem, y que según sus atributos nos allega el alimento”.
La especialista refirió que la Virgen María es quizá la imagen religiosa más pintada a lo largo de la historia y que en la Iglesia esas representaciones marianas cobraron auge a partir del año 431, cuando en el Concilio de Éfeso se definió el dogma de la maternidad divina y se proclamó oficialmente como madre de Jesús.
“A esas representaciones de la Virgen se les concede valor histórico, pues aluden a los diferentes momentos de su vida y superan el contexto puramente artístico tan comúnmente utilizado”, sostuvo la curadora.
Cada imagen, entonces —dijo—, representa una perspectiva histórico-antropológica de la búsqueda de protección o auxilio de los creyentes, muestra la esperanza que se tiene de ella para solucionar sus conflictos inmediatos, o incluso, como vía directa para llegar a Dios.
Para la realización de las obras se utilizaron un sinfín de materiales y técnicas, por lo que se pueden observar pinturas al óleo sobre tela, lámina y vidrio, así como esculturas en madera y piedra, barro moldeado, chilte y tule.
Bajo tu amparo…. Advocaciones Marianas incluye además un Altar de Dolores, de aproximadamente 3 metros cuadrados, montado por el equipo de museógrafos del dicho recinto, y en el cual participó el artesano local José Hernández.
El altar tiene la imagen de la Virgen del Corazón Abierto a la Humanidad, que expresa el dolor de María; está adornado con el tradicional papel picado de colores diversos, como naranja, que representa el sufrimiento; blanco, que indica pureza, y morado, que significa luto o amargura, además de flor de manzanilla, como una forma de alabanza a ella. Fue montado con motivo de la coincidencia del periodo de exposición de la muestra con la Semana Santa, aunado a que la intención es también mantener las tradiciones.
El Museo Regional de Guadalajara se ubica en Liceo número 60, entre Independencia y avenida Hidalgo, en el Centro Histórico de Guadalajara, Jalisco. Abierto de martes a domingo de 9:00 a 17:00 horas. Costo de acceso: 46 pesos, entrada gratuita para menores de 13 años, estudiantes y maestros con credencial vigente; adultos mayores de 60 años, jubilados y pensionados. Domingos entrada libre a público nacional y a extranjeros residentes en México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario