Páginas vistas en total

martes, 4 de junio de 2013

Apple explica negociación con editoriales en juicio por fijación de precios


El primer testimonio del juicio al gigante informático Apple, acusado de colusión con los cinco mayores editores en Estados Unidos para subir el precio de los libros electrónicos se centró en la estrategia de negociación de la firma con las editoriales.
Según el abogado del grupo informático estadounidense Kevin Saul, que participó en las negociaciones, la técnica de Apple se basó en informar a los editores de libros sobre el avance de los acuerdos con sus rivales.
"Es una estrategia de negociación muy eficaz", dijo, explicando que la táctica de Apple consistía en decir a los editores que iban a "perder el tren", y en comunicarles el número de empresas que ya habían firmado el acuerdo, aunque sin dar detalles de su identidad o del monto de los contratos.
Con respecto a la acusación de colusión, Saul dijo que esta "fue una forma democrática de hacer las cosas" y de garantizar a todos condiciones idénticas.
Apple está acusado por el Departamento de Justicia y por varios Estados de haber orquestado un acuerdo con los editores para subir los precios de los libros electrónicos, con miras al lanzamiento de su tableta, el iPad, en 2010.
Entonces, el mercado estaba dominado por el minorista del comercio online Amazon, con su lector Kindle, que había sido lanzado en 2007 y que vendía la mayor parte de los libros a 9,99 dólares.
Saul fue interrogado sobre una cláusula del contrato de Apple que imponía una comisión del 30% a las editoriales, con un precio fijo de entre 12,99 y 14,99 dólares, por encima del que regía entonces en el mercado.
Esta estrategia supuso un cambio en el modelo del mercado vigente, ya que entonces el líder del sector, Amazon compraba los derechos del contenido a los editores, fijando un precio de venta y asumiendo él las pérdidas eventuales.
Según Saul, la fijación de precios fue "un consejo" y no "una condición" impuesta por el contrato.
Apple es la única empresa que enfrentará el juicio ya que las cinco editoriales involucradas -la francesa Hachette, las estadounidenses HarperCollins (News Corp) y Simon & Schuster (CBS), la británica Penguin (Pearson) y una filial de la alemana Bertelsmann, Macmillan- prefirieron llegar a un acuerdo con las autoridades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario