Páginas vistas en total

viernes, 5 de octubre de 2012

La música contemporánea renueva su sintaxis



El compositor italiano Salvatore Sciarrino comenzó precoz en la música. Tal vez por eso, por su curiosidad, por su inquietud a la hora de desarrollar esta forma de expresión se le considera un auténtico renovador de la música contemporánea y de su sintaxis.
El compositor italiano considera que “la distancia entre la música clásica, tradicional y contemporánea, no es tanta. Personalmente, pienso que es fundamental conocer los orígenes de nuestra identidad, que encontramos en la tradición”.

Salvatore Sciarrino compuso su primera obra a los doce años y, a los quince, estrenó su primer concierto. Su formación es prácticamente autodidacta, lo que no le ha impedido crecer en una difícil profesión como la música.
Precisamente, su dedicación y estudio le ha valido el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Música Contemporánea, según asevera el jurado "por renovar las posibilidades de la música vocal e instrumental y por la singularidad de sus materiales sonoros".
Sciarrino ejerció la enseñanza en los conservatorios de Milán, Florencia y Perugia, e impartió numerosas clases magistrales y cursos internacionales. A partir de 1982 decidió concentrarse en el trabajo creativo y ha dedicado la mayor parte del tiempo a la composición.
 Su larga trayectoria se ha traducido en más de 180 composiciones recogidas en 70 discos. Su catálogo es excepcionalmente amplio y variado, incluyendo desde pequeñas piezas hasta grandes obras sinfónicas y música teatral.
El jurado del  Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento ha valorado en el creador el desarrollo de “una sintaxis nueva y única” y que, “en el corazón de sus creaciones encuentra un modo de combinar síntesis extrema con riqueza de detalles”.
Jürg Stenzl, profesor de la Universidad de Salzburgo y presidente del jurado, ha subrayado que Sciarrino no se caracteriza tanto por crear nuevos sonidos como por "desarrollar una sintaxis que los cohesiona".
Sciarrino las denomina sus  “elaboraciones” donde filtra y reconstruye obras creadas en base a cánones de siglos pasados y las transforma, en ocasiones, hasta llevarlas a un surrealismo sonoro con un significado estético radicalmente distinto de las fuentes.
Son creaciones suyas, por ejemplo, "La terribile e spaventosa storia del Principe di Venosa e della bella Maria" sobre música de Gesualdo; la reelaboración para flauta sola de la "Tocata y fuga en Re menor" de Bach, para órgano, o adaptaciones de obras de Scarlatti, Mozart, Mendelssohn o Ravel, pero también de contemporáneos como los Beatles.
Su obra, según Stenzl, se distingue “más por enriquecer la música contemporánea con detalles que por los sonidos grandilocuentes. Su impacto está teniendo efecto en la música que se hace ahora mismo, pero también en la que vendrá en este siglo”.
Al conocer el fallo, el ganador ha comentado que su música nace del silencio y vuelve al silencio. “A quién más le debo es a los maestros del pasado, más que a los sonidos próximos”.
David Metzer, profesor de Musicología en la Universidad de Yale (EE.UU.) confirma que el autor ha explorado en sus obras "diferentes formas de modelar la relación entre silencio y expresión, con personajes apasionados que fracturan el silencio con gritos y estallidos, no tanto abrazando el silencio como reaccionando frente a él".

DISTANCIAS CORTAS.

El compositor italiano considera que “la distancia entre la música clásica, tradicional y contemporánea, no es tanta. Personalmente, pienso que es fundamental conocer los orígenes de nuestra identidad, que encontramos en la tradición”.
Sciarrino se distingue por fomentar, como el mismo explica, “una conexión entre la música y la literatura, dado que para mí son el mismo lenguaje. La literatura es el aire que respiramos los artistas. Yo mismo escribo teatro y textos que me sirven de inspiración para componer”.
El premio está dotado con 400.000 euros. La contribución de la música de nuestro tiempo y su carácter innovador forman también de un reto del conocimiento a escala mundial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario