Páginas vistas en total

miércoles, 17 de abril de 2013

Se multiplican las universidades ‘patito’

La educación privada en México ha crecido a tasas superiores que la educación pública en 35 años


La tendencia indica que la educación privada en México ha crecido a tasas superiores que la educación pública en 35 años. Mientras que la matricula en la pública creció a 566 por ciento, en la privada creció mil 847 por ciento. Es decir más de tres veces que la primera.
Lo anterior afirmó el doctor Pablo Arredondo Ramírez, rector del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), durante su participación en el panel Los retos de transformación de las universidades, en el marco del Seminario Internacional “Las universidades que América Latina podría tener”.
Acerca del número de docentes éste creció en 556 por ciento en el sector público y en el privado creció 2 mil 49 por ciento; las escuelas públicas crecieron 445 por ciento mientras que las escuelas privadas crecieron mil 657 por ciento.
Señaló que una de las causas de este incremento se debe a la multiplicación de universidades garage o patito, producto de una política pública que favorece su creación para que los jóvenes tengan donde meterse. Esas son las salidas fáciles de la política pública.

A pesar de todo, la educación superior es insuficiente. 

Tres de cada diez que tocan a sus puertas no pueden entrar. La educación sigue siendo excluyente. Muchos no entran porque no hay espacios, ni inversión.
A nivel Latinoamérica se establecía en la década pasada que alrededor de 90 centavos de cada peso se gastaba en el pago de sueldos y salarios. “La pregunta es ¿Qué se puede hacer con los otros diez centavos? ¿Cómo se puede crecer con diez centavos?”.
Entonces tenemos un sistema de educación superior en expansión, con inequidades muy marcadas. Un profesor universitario de tiempo completo, con el más alto nivel en la UdeG, sin antigüedad, ronda los mil doscientos dólares al mes y el profesor al que se paga por asignatura, gana alrededor de siete u ocho dólares la hora.
Hay quienes acusan a las universidades de formar profesionistas desempleados. La respuesta es que la universidad no genera empleos, no más allá de sus trabajadores. Estos son generados por los mercados laborales, los cuales son muy caprichosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario