Páginas vistas en total

jueves, 31 de julio de 2014

ARTE RUPESTRE COLONIAL, UN ARTE EN LIBERTAD

image

Analizan científicos pinturas rupestres encontradas en el estado de
Durango que corresponden al siglo XVII, en las que los indígenas
plasmaron libremente su visión de la Conquista

Casi por antonomasia asociamos el
arte rupestre a la época de las
cavernas; sin embargo, lejos de
aquella imagen prehistórica existe
una muy cercana. Se trata de unas
pinturas rupestres ubicadas en el
estado de Durango que datan,
aproximadamente, del siglo XVII;
las cuales fueron realizadas por
los indígenas tepehuanes en la
época colonial.
Dichas pinturas forman parte de un
estudio comparativo en donde se
analiza la visión de la conquista de
dos poblaciones: los tepehuanes en Durango, una población norteña de
la que se tiene poca información y los zapotecas en Oaxaca, una
población mesoamericana muy conocida.
“La visión de la conquista española, tal como la concibieron y la
expresaron los pueblos indígenas, ha sido estudiada de modo muy
desigual en las diferentes partes de México. Los estudios se centran
principalmente en los pueblos de tradición mesoamericana
enfocándose a los códices pictográficos y a los textos producidos por
personajes indígenas, introducidos en la cultura europea. De ahí la
importancia de esta investigación que compara y caracteriza las
pinturas rupestres de dos pueblos que vivieron la conquista de manera
distinta”, explicó el doctor Fernando Berrojalbiz, investigador del
Instituto de Investigaciones Estéticas de la Universidad Nacional
Autónoma de México y líder del proyecto.
A través de las pinturas rupestres ambos pueblos son “libres para
reconstruir la historia desde el punto de vista de los vencidos”, como
diría Berrojalbiz, pues el arte rupestre es un ejemplo de libertad porque
ellos no construyen lugares donde puedan pintar, como el arte en las
iglesias -en donde se supervisan las pinturas-, sino que los
tepehuanes lo realizaban porque querían hacerlo, sin ninguna
supervisión de alguna autoridad colonial. Ellos plasmaban su visión de
la Conquista y es una visión diferente a los documentos oficiales.
Además, estas pinturas guardan un diálogo entre las antiguas
expresiones prehispánicas y las nuevas expresiones coloniales, no se
superpone la una a la otra, se mezclan con el fin de armonizarlas.
“Aunque en los tepehuanos no hay un tradición muy clara de arte
rupestre previo a la Conquista, en la zapoteca sí y hemos observado
que sí hay un diálogo entre lo antiguo y lo nuevo pero con el fin de
armonizar expresiones, incluso podemos darnos una idea de cómo
fueron los procesos de conquista y evangelización” explicó el
especialista en entrevista para la Academia Mexicana de Ciencias.
La cultura prehispánica no siguió inmutable durante la Colonia, no
eran pinturas con técnicas viejas ni nuevas, era una mezcla de ambas
y era algo nuevo. Mientras que los zapotecas realizaban imágenes
más grandes y más coloridas, con reminiscencias prehispánicas y con
temáticas más religiosas –no sólo de religión cristiana, también
prehispánica, aclaró el experto–, los tepehuanes lo hacían menos, pues
su arte no se centra mucho en motivos religiosos, “aunque se ve una
clara influencia de los grabados en los libros que se utilizaban para
evangelizarlos ya que sus imágenes son muy pequeñas y son de color
negro. Pero en ambos, los motivos más representados son los
caballos, los burros, las caravanas comerciales y sus jinetes”.
En esta investigación no todo es trabajo de campo, esa es solo una
parte, un par de meses al año, como nos contó el investigador; otra
gran labor se hace en los cubículos en donde se registra la información
recabada y se analiza. Para llevar a cabo esta investigación se requirió
del procesamiento de alrededor de 300 imágenes.
Finalmente, el doctor Fernando Berrojalbiz destacó la importancia de
las pinturas rupestres como una fuente de información, ya que para
realizar este arte el hombre se adapta a la naturaleza. El hecho de que
estas civilizaciones plasmaran su arte en el paisaje, generó un diálogo
entre ellos y la naturaleza que forma parte fundamental de su
cosmovisión, concluyó el investigador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario