Páginas vistas en total

miércoles, 27 de agosto de 2014

Esfuerzos para que el Águila Real no se extinga en México

Tras dos años de investigación, se reporta un mayor número de nidos en
Chihuahua, Jalisco, Zacatecas, Coahuila y San Luis Potosí. En cambio,
en Guanajuato, los pocos nidos monitoreados han ido desapareciendo.

Por Lizbeth Serrano Gómora


México D. F., (Agencia Informativa CONACYT).- Científicos del Centro
de Investigaciones Biológicas del Noroeste (Cibnor) y del Instituto
Potosino de Investigación Científica y Tecnológica (IPICyT)
establecieron que el águila real pase de ser una especie amenazada, a
la categoría en peligro de extinción, ya que en varios estados del
país se ha registrado un declive en cuanto al número de ejemplares y
parejas reproductivas de esta ave.
Esta conclusión es uno de los resultados de un proyecto nacional para
la conservación del águila real, en el que participan científicos de
diversas instituciones educativas y de investigación, los cuales son
coordinados por el doctor Ricardo Rodríguez Estrella, investigador
adscrito al Programa de Planeación Ambiental y Conservación del
Cibnor, quien, por cerca de dos años, ha estado en colaboración con
ellos.
El proyecto de investigación derivó de una convocatoria emitida por la
Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad
(Conabio) en 2012, que dio como resultado una propuesta integral y
concluyó, así, en la activa participación de investigadores mexicanos
que trabajan en beneficio del águila real y su hábitat.
En 2010, la Semarnat incluyó en su Norma Oficial Mexicana (059) al
águila real en la categoría de especie amenazada, situación que se
pretende modificar para que sea concebida oficialmente como una
especie en peligro de extinción.

Depredador tope
De acuerdo con el doctor Rodríguez Estrella, el águila real es
conocida como un depredador tope, es decir, una especie que se
encuentra en la cima de las redes tróficas, con lo que su papel
fundamental es mantener un equilibrio en el resto de las poblaciones
de animales sobre las que depreda, promoviendo a la vez mayor
biodiversidad en las zonas donde se encuentra.
Asimismo es un ave que se reproduce a una edad muy adulta, que
requiere de extensos espacios para cazar y procrear, anida en sitios
muy particulares y suele producir un número de crías bajo (de un
polluelo por nido y pareja reproductiva).
El águila real habita en pastizales, bosques y en zonas desérticas de
estados, como Zacatecas, San Luis Potosí, Chihuahua, Coahuila,
Durango, y la península de Baja California, entre otras entidades al
norte del país.
La investigación contempla, entre otros puntos, el monitoreo
sistemático y homogéneo de la especie; esto significa que los
investigadores involucrados en el proyecto ejecuten los mismos métodos
de muestreo, durante la misma temporada del año.
De igual forma se busca entender la dinámica ecológica de esta
especie, considerando las condiciones de su hábitat, las amenazas a
las que está expuesta, el número de nidos y crías, la dieta, entre
otros, y con ello generar propuestas para evitar y revertir el declive
del águila real.

Resultados
Entre los resultados arrojados por este proyecto destacan los reportes
que indican un mayor número de nidos en entidades como Chihuahua,
Jalisco, Zacatecas, Coahuila y San Luis Potosí. En cambio, en
Guanajuato, los pocos nidos monitoreados han ido desapareciendo.
Esta condición ha sido atribuida a la actividad humana, la cual ha
propiciado que las características de su hábitat hayan sido alteradas
por cambios en el uso de suelo, una situación que, en conjunto con la
cacería, electrocución, envenenamiento y otros factores, han
ocasionado que las poblaciones de esta águila se vean disminuidas en
algunas regiones de México.
Hasta el momento se han realizado dos talleres nacionales en los que
investigadores de diferentes estados del país se han reunido, con el
objetivo de intercambiar información relevante, obtenida a partir de
los monitoreos, que contribuya a la conservación de esta especie
animal en el país.

Monitoreo homogéneo
En el particular caso de San Luis Potosí, el doctor Leonardo Chapa
Vargas, investigador de la División de Ciencias Ambientales del IPICyT
y coordinador del proyecto en dicha entidad, comentó que han realizado
estudios que incluyen la ubicación y actividad de los nidos de esta
ave, y que, gracias a la implementación de un método de monitoreo
homogéneo, se ha logrado hacer comparaciones entre los estados
involucrados y un análisis general de la información resultante.
"Gracias a que el estado de San Luis cuenta con un gran histórico de
información sobre esta especie, hemos corroborado datos y hemos
descubierto nidos nuevos en los que hemos logrado observar a parejas
adultas en edad reproductiva", comentó el doctor Chapa.
Asimismo, el doctor Rodríguez Estrella añadió que, por tratarse de una
especie que se reproduce a una edad entre los cuatro o cinco años de
edad, una proporción importante del águila real no logra llegar a la
madurez reproductiva debido a que tanto adultos como jóvenes inmaduros
pueden ser cazados antes, morir de inanición, electrocutados o
envenenados, situaciones que se ligan directamente con la escasez de
nidos productivos en México.

Convenio con EUA
Dado que es una especie que migra desde los Estados Unidos,
actualmente existe un convenio con autoridades del gobierno
norteamericano para estudiar y comparar la situación de la especie en
un país y otro, así como impulsar un intercambio de información
importante que ayude a conocer aún más los movimientos y situación de
esta ave a nivel continental.
Las aportaciones económicas para la continuidad de este proyecto han
provenido de la Conabio, al igual que de la Comisión Nacional de Áreas
Naturales Protegidas (Conanp), y de distintos centros de investigación
y universidades participantes.
En el caso de los trabajos realizados en San Luis Potosí, el apoyo
financiero ha sido otorgado no sólo por las dos comisiones antes
mencionadas, sino también por secretarías estatales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario