Páginas vistas en total

viernes, 29 de agosto de 2014

Ve Banxico factible crecimiento económico de 5.0% en 2018

Con la implementación de las reformas estructurales, la economía
mexicana alcanzaría un crecimiento cercano al 5.0 por ciento al
término de la actual administración, afirmó el gobernador del Banco de
México (Banxico), Agustín Carstens.
Respecto a la proyección de dos puntos porcentuales más al crecimiento
promedio que registra el Producto Interno Bruto (PIB) del país,
derivado de las reformas estructurales, comentó que es "realista".
De hecho, recordó que "el Banco de México ha aseverado en sus
diferentes informes que esperamos que la economía de México llegue a
crecer a niveles cercanos, y si no, superiores al 5.0 por ciento al
cierre de esta administración".
Comentó que la economía mexicana ya encuentra una trayectoria
creciente por factores cíclicos, pero que una vez que las reformas
estructurales empiecen a implementarse darán el empuje para llegar a
ese 5.0 por ciento de crecimiento.
Tras su presentación en el foro "Evolución y Perspectivas de la
Economía Mexicana", en Fundación Colocio, subrayó que sectores como el
energético, que tienen un gran potencial podrán tener resultados para
el horizonte 2018.
Aunque para lograr estas tasas recomendó ser muy puntuales y muy
eficaces en la implementación de dichas reformas estructurales.
Carstens Carstens detalló que un tema muy importante en varias de las
reformas es poder tener los cuerpos reguladores adecuados y formar las
instituciones que se tienen que ir creando.
En este sentido, indicó que una parte en la que el Banco de México
tendrá mucho que hacer en la implementación del Fondo Mexicano del
Petróleo, en la cual se va a recibir los recursos que deriven de la
nueva reforma y después ir invirtiendo los excedentes.
Ello, aseveró, va a requerir un trabajo importante para dar esas
certezas y certidumbres en que los recursos que resulten de la reforma
energética, en particular de hidrocarburos, estén bien manejados
generando valor a toda la población mexicana.
También resaltó la importancia de encontrar las sinergias entre las
reformas, ejemplo de ello es que la reforma energética va a generar
muchas oportunidades de inversión, las cuales se tienen que financiar,
de ahí que se necesita un sistema financiero con habilidad de aportar
esos financiamientos.
De ahí, abundó, las instituciones de fomento y la banca comercial en
su nuevo marco de referencia van a tener que tener más presencia para
facilitar la materialización de las reformas.
Así que, "buscar esas sinergias entre las reformas, creo que va hacer
esencial", manifestó.
Durante su ponencia, comentó que para impulsar mayores tasas de
expansión de la economía mexicana es esencial fortalecer las fuentes
internas de crecimiento también desde una perspectiva microeconómica.
Explicó que la mayor competitividad está asociada a una mayor
productividad y al aprovechamiento de las ventajas comparativas del
país mediante una asignación eficiente de los recursos.
En su opinión, para impulsar la competitividad en la economía se
requiere una estructura de incentivos que promueva: uno, mercados que
operen en condiciones de competencia; dos, flexibilidad en la
asignación de recursos hacia sus usos más productivos; y tres, un
diseño institucional que induzca a la creación de valor.
En este contexto, subrayó que la culminación de la etapa legislativa
de las reformas estructurales es un avance fundamental para el país.
Y es que, refirió, espera que estas reformas le permitan a México
alcanzar: un mayor crecimiento económico, sin presiones sobre los
precios; tasas de empleo más elevadas; aumentos sostenidos en el
ingreso de los trabajadores; mayores niveles de inversión; y mejor
distribución del ingreso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario