Páginas vistas en total

miércoles, 5 de noviembre de 2014

Vigilan salud del pulpo maya

La información que surja del proyecto que encabeza la ganadora de la
Beca para Mujeres L´Oréal-Unesco-AMC 2014, sentará las bases para
desarrollar herramientas de diagnóstico con aplicación en el cultivo
del pulpo Octopus maya


Al mojo de ajo, a la diabla, al carbón o combinado con otros mariscos,
el pulpo es uno de los alimentos de origen marino más presentes en la
oferta culinaria de algunos estados con playa del país; como en
Yucatán, donde el pulpo rojo (/Octopus maya/) genera más de 15 mil
empleos directos y una derrama económica anual de 314 millones de
pesos
aproximadamente, según la Secretaría de Agricultura, Ganadería,
Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).
Tomando en cuenta estos datos económicos y que la Organización Mundial
de la Salud (OMS) establece que "la salud humana se liga directamente
a la salud animal y a la producción", Sheila Castellanos Martínez,
investigadora del Departamento de Recursos del Mar en el Centro de
Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav), en Mérida, ha
centrado sus estudios en /O. maya/ desde hace más de un año.
Con la propuesta de su proyecto relacionado con esta especie endémica
de Yucatán, la investigadora se convirtió en una de las ganadoras de
las Becas para las Mujeres en la Ciencia L´Oréal-Unesco-AMC 2014,
recursos que aplicará a la investigación con la que busca contribuir
en materia de seguridad alimentaria al asegurarse de la salud de esta
especie o en su caso identificar parásitos potencialmente peligrosos
asociados a la
ingesta de este pulpo.
La especialista justifica su investigación ante la posibilidad de que
el /O. maya/ puede ser portador del agente causante de la anisakiasis
(una enfermedad frecuente en todo el mundo causada por la ingestión de
pescado o pulpo infectado con larvas de parásitos del género
Anisakis), en ese caso y ante cualquier otra enfermedad parasitaria
deberán tomarse las medidas necesarias para resolver este problema
pues el pulpo es un
recurso importante desde el punto de vista biológico, económico y social.
Otros parásitos que se pretenden descartar en la investigación que
realiza Sheila son algunos gusanos parásitos (cestodos, trematodos),
así como del coccidio, causante de coccidiosis en cefalópodos (pulpos,
calamares, sepias y nautilos), generando problemas de crecimiento a
estos animales. Se ha estudiado en el pulpo común (/Octopus vulgaris/)
que el coccidio infecta la mucosa del tracto digestivo y conforme va
creciendo el parásito perfora este tejido.
En el caso del cultivo del pulpo el padecimiento es grave, porque por
más alimento que se le proporcione al molusco, éste no va a crecer o
engordar como debiera porque no puede asimilar los nutrientes.
Por lo anterior, el objetivo general de la investigadora es determinar
la presencia de parásitos en el /Octopus maya/ en Yucatán que pueden
representar un riesgo para la salud pública, así como para el
desarrollo exitoso del cultivo de pulpo en México.
De acuerdo con Sheila Castellanos, la información generada sentará las
bases para desarrollar herramientas de diagnóstico de dichos patógenos
con aplicación en el cultivo de cualquier especie de moluscos marinos
de cabeza grande y boca rodeada de brazos largos y provistos de
ventosas, como los que poseen el pulpo o el calamar.

--

Somos
Ciberpasquinero <http://www.whohub.com/es/authors.php>

No hay comentarios:

Publicar un comentario