Páginas vistas en total

viernes, 9 de junio de 2017

Templo de Ehécatl y el juego de pelota de México-Tenochtitlán

México / ciberpasquinero

Tras siete años de trabajos constantes en un predio ubicado a espaldas de la Catedral Metropolitana, los restos del principal Templo de Ehécatl (dios mexica del viento), así como de una esquina del Juego de Pelota de la antigua Tenochtitlán han quedado al descubierto en el Centro Histórico de la Ciudad de México.
Templo-Ehecatl=-sele
Foto: INAH

Cancha ceremonial del juego de pelota

Los vestigios de un importante templo azteca y una cancha ceremonial de pelota han sido descubiertos en el centro de Ciudad de México, exponiendo los espacios sagrados de la metrópoli que conquistaron los españoles hace cinco siglos.
Fue bajo el piso de una escalinata remetida a la plataforma que limita al norte el Juego de Pelota, que los arqueólogos del INAH ubicaron la única ofrenda ritual hallada hasta ahora en las excavaciones en el lugar. La población estaba conformada por varios grupos de cervicales humanas que aún guardaban su posición anatómica, que correspondían a una treintena de individuos cuyas edades oscilaban desde infantiles (0-6 años) hasta juveniles.
Templo-Ehecatl-sele
El descubrimiento
Estos hallazgos se hicieron en una calle detrás de la catedral católica, de la época colonial, frente al Zócalo, la principal plaza pública del país, en los terrenos de un hotel de los años 50.
  • A través del Programa de Arqueología Urbana (PAU), en distintos lapsos se ha efectuado la liberación del edificio dedicado al dios mexica del viento, de más de 36 metros de longitud.

El Templo de Ehécatl

El equipo del Programa de Arqueología Urbana identificó una estructura rectangular de 34 a 36 metros de longitud que en su parte posterior tiene adosados dos cuerpos circulares, el mayor con 18 metros de diámetro aproximadamente, y que se encuentran separados por un andador de 1.10 metros.
Las excavaciones revelan una sección de lo que fue la base de un templo de forma circular, dedicado al dios del viento Ehécatl y una parte más pequeña de una cancha ritual, confirmando los relatos de los primeros cronistas españoles que visitaron la capital imperial azteca, Tenochtitlán.
“Por estos hallazgos vamos precisando ubicaciones, orientaciones, dimensiones de cada una de las estructuras que están relatadas en las crónicas”, ha dicho Diego Prieto, director del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)
Los arqueólogos también descubrieron una espectacular ofrenda de 32 vértebras humanas de varón descubiertas en una pila justo al lado de la cancha.
  • “Es una ofrenda asociada al juego de pelota, la parte externa, al pie de una escalinata, y se trata de 32 conjuntos de cervicales, de cuellos, que fueron seguramente sacrificados o decapitados.”,  Raúl Barrera, arqueólogo

No hay comentarios:

Publicar un comentario