Páginas vistas en total

miércoles, 11 de enero de 2017

Va en serio la revisión del Tratado de Libre Comercio

Trump anuncia el fin de la era del "neoliberalismo económico", que reinó en el mundo occidental desde la década de los 80´s hasta la actualidad, bajo la dirección de los gobiernos de Thatcher y Reagan, en Reino Unidos y USA respectivamente


México, agencias / ciberpasquinero

La revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), propuesta por el presidente electo Donald Trump, responde a la necesidad de adecuarlo a los nuevos tiempos, dijo el nominado secretario de Estado, Rex Tillerson.
Sin adelantar pistas sobre el curso que el nuevo gobierno tomará sobre el acuerdo comercial implementado hace más de dos décadas entre Canadá, Estados Unidos y México, Tillerson insistió que la postura de Trump es garantizar que estos convenios sirvan a los intereses del país
El expresidente ejecutivo de la corporación Exxon-Mobil dijo no estar en contra del Acuerdo Transpacífico (TTP), a diferencia de Trump, pero comparte algunos de sus puntos de vista sobre si el acuerdo sirve a los intereses de Estados Unidos.

Noliberalismo económico
Donald Trump anuncia el fin de la era del "neoliberalismo económico", que reinó en el mundo occidental desde la década de los 80´s hasta la actualidad, bajo la dirección de los gobiernos de Margaret Thatcher, en Inglaterra, y de Ronald Reagan, en Estados Unidos.
El "neoliberalismo económico" impulsó la reducción al mínimo de la participación del Estado (gobiernos) en la economía, la privatización de empresas y servicios bajo responsabilidad del gobierno, así como la "desregulación" de la economía para permitir que las "fuerzas del mercado" (las empresas) determinen los precios, las inversiones y la desparición o quiebra de empresas que no puedan sobrevivir a la "libre competencia".
Pero, hay como 60 mil empresas estadounidenses que dependen del mercado mexicano, porque el país latinoamericano les compra parte de su mercancía, pero además porque la capacidad de producir en México es fundamental para la propia sobrevivencia de estas compañías, "no es ni siquiera un tema opcional".
Trump impondrá una forma de gobierno "populista" autoritario, en el que prevalecerá más la presión, el amedrentamiento, la amenaza, la fuerza, la demagogia, recursos de los que hizo gala durante su campaña electoral contra todos aquellos que se le opusieron.
En Estados Unidos, hay sectores de la sociedad que ven con honda preocupación que Trump se convierta en una seria amenaza para la democracia norteamericana.

Intereses empresariales
En los medios empresariales de México y de Estados Unidos, muchos dudan que Trump pueda lograr lo que anuncia, porque consideran que existen importantes intereses empresariales que saldrían perjudicados e, incluso, los propios consumidores norteamericanos al elevarse los precios de los productos producidos en EU, donde se pagan salarios más elevados que en México.
Thierry Legros, un canadiense que se desempeña como gerente de la firma de producción agropecuaria Red Sun Farms, que ha invertido en México para producir tomates para exportación al norte, dice que sus obreros en México ganan "entre ocho y diez veces menos" que sus pares en Estados Unidos.
Eso ayuda a explicar por qué los tomates mexicanos se han adueñado de parte importante del mercado estadounidense.

Salario e inversiones
Lo mismo ocurre en actividades manufactureras como en la industria automotriz, el centro de la disputa política que está teniendo lugar en la cuenta de Twitter de Trump.
Las fabricantes estadounidenses pagan entre US$8 y US$10 por hora a los obreros de sus fábricas mexicanas.
En cambio, General Motors puede llegar a remunerar a uno de sus operarios sindicalizados en Detroit con hasta US$58 la hora.
El salario mínimo en Estados Unidos está entre 13 y 17 dólares la hora, mientras que México es de 80 pesos al día (cuatro dólares), diferencia que significa un costo laboral que beneficia a las empresas estadounidenses instaladas aquí y a los consumidores en su propio país, pues tendrán acceso a bienes y servicios de mejor calidad y a mejor costo.
México es "un socio único" de Estados Unidos por la productividad y competitividad de su mano de obra, las facilidades logísticas y de instalaciones que ofrece, pues "aquí la producción se puede simplemente rodar cruzando la frontera para poder entrar a Estados Unidos", señala José Agel Gurría, secretario general de la OCDE.

El dilema automotriz
México superó en 2010 los dos millones de autos producidos.Para 2015 superó los 3,25 millones de unidades, y la proyección es que para 2019 supere los 5 millones, según un estudio del Centro de Investigación Automotriz de EE.UU.
Mientras, EE.UU. dejó de ser el número uno en la producción de autos desde la década de 1980 y se enfocó en las importaciones.
Aunque los fabricantes de automóviles de Estados Unidos representan directamente solo unos 100.000 empleos, un grano de arena en comparación con el empleo general en Estados Unidos, para hombres como Donald Trump, los automóviles fabricados en Estados Unidos son una fuente de orgullo patriótico.
Aunque México no es el máximo importador de autos a EE.UU., pues Japón, Alemania y Canadá disputan el primer lugar, tiene un par de ventajas respecto a otros países.
Por un lado tiene más de 40 tratados de libre comercio con diferentes países y la Unión Europea que le permiten importar materias primas con cobro de aranceles preferenciales.
Por otro, es parte del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TCLAN): "Los autos hechos en México pueden pasar a través de la frontera sin pagar impuestos", explica Simon Jack

Al final, construir en el extranjero es más rentable
Aunque la idea de fabricar las cosas en EE.UU. entusiasma a muchos, explica Howes, es una propuesta económica "forzada"
"Se desecha fácilmente cuando los números y acuerdos comerciales dicen que tiene más sentido financiero construir productos en el extranjero y importarlos a invertir miles de millones aquí y emplear a los trabajadores estadounidenses".
Ensamblar autos en México se hace con mano de obra barata, beneficios fiscales e incentivos para las automotrices y hasta energía más barata, detalla el reporte del Centro de Investigación Automotriz.
Y eso se traduce en el precio de autos, principalmente los compactos que se venden en EE.UU. y a los cuales puede acceder el consumidor con mayor facilidad.

Maquilas de China suplen a Ford
El gobernador de Chihuahua, Javier Corral negó que la expansión de Ford o nuevas inversiones extranjeras peligren en la entidad, ya que incluso American Industries proyecta que una nueva maquila de origen chino se coloque en el estado.
"Aquí estamos dándole seguimiento a todos los proyectos y estamos generándoles un programa de incentivos y de estímulos a todas las empresas que han confirmado su presencia acá... American Industries acaba de confirmarnos la presencia de una gran empresa China", acotó, pese a que el Estado está en el análisis de los requerimientos en estímulos fiscales para que se consolide la inversión.

--

No hay comentarios:

Publicar un comentario