Páginas vistas en total

miércoles, 10 de abril de 2013

El Parlamento británico se reúne para rendir homenaje a Thatcher


Los parlamentarios británicos interrumpen este miércoles sus vacaciones pascuales para pronunciarse sobre una moción de homenaje a la exprimera ministra Margaret Thatcher, que después de muerta sigue dividiendo a los británicos.
El jefe del Gobierno, el conservador David Cameron, heredero político de la 'Dama de Hierro' fallecida el lunes a los 87 años, liderará los tributos en el debate previsto en la Cámara de los Comunes, donde podrían brillar por su ausencia algunos de los críticos más virulentos de las radicales políticas de la difunta.
El líder de la oposición laborista, Ed Miliband, y su par liberal demócrata Nick Clegg, que gobierna en coalición con los 'Tories', también pronunciarán discursos en esta sesión.
Según la prensa británica, Miliband ha dado libertad a los miembros de su partido para criticar el legado de Thatcher, férrea defensora del liberalismo económico, siempre que lo hagan de manera "respetuosa".
Pero varios diputados ya han anunciado que boicotearán esta sesión extraordinaria para "considerar el asunto de los tributos a Thatcher", quien dirigió el país de 1979 a 1990, lo que sigue siendo un récord de logevidad en el cargo en más de un siglo.
Si para sus partidarios Thatcher "salvó" al Reino Unido y le devolvió su estatuto de potencia internacional, sus detractores no le perdonan los cierres de minas, las privatizaciones, el debilitamiento de los sindicatos o la desregulación financiera.

 "Algunos diputados tal vez creen que es su deber estar allí, yo no. Su legado fue la destrucción de miles de empleos", declaró Ronnie Campbell, un exminero convertido en diputado laborista.

En paralelo con el debate en la Cámara de los Comunes, habrá también una sesión en la Cámara de los Lores, de la que la primera y hasta ahora única mujer que llegó a primer ministro en el Reino Unido seguía siendo miembro.
Mientras tanto, continuaban en Londres los preparativos para el funeral de Thatcher el próximo miércoles 17, bautizado oficialmente operación 'True Blue' ('Azul verdadero'), en referencia al color azul de los conservadores británicos.
Aunque el Gobierno no ha comunicado todavía oficialmente la lista, se espera que asistan unos 2.300 invitados británicos y extranjeros, encabezados por la reina Isabel II, quien según se dice nunca tuvo muy buenas relaciones con la 'Dama de Hierro', y su esposo Felipe, duque de Edimburgo.
Sin embargo, pese a lo que anunciaba la prensa británica, el último presidente soviético, Mijaíl Gorbachov, no viajará a Londres "debido a problemas de salud" para dar su último adiós a la dirigente que desempeñó un papel clave en los últimos años de la Guerra Fría, dijo a AFP en Moscú un portavoz de su fundación.
La ceremonia, precedida de una procesión callejera, tendrá lugar en la catedral de San Pablo, donde se celebró la misa de acción de gracias tras la guerra de las Malvinas de 1982. El coste del funeral ha sido estimado en unos ocho millones de libras ( 9,3 millones de euros), y ha suscitado numerosas críticas en el momento en que el Reino Unido está sometido a un duro plan de ajuste.

"Creo que podemos permitirnos contribuir al funeral", respondió el ministro de Exteriores, William Hague, en la BBC, defendiendo que se trata "de una líder de proporciones históricas" para el Reino Unido.

Pese a las críticas que ha recibido después de su muerte, Margaret Thatcher es más popular en el país que Winston Churchill, que lideró el Reino Unido durante la II Guerra Mundial, con 28% de opiniones favorables frente a 24%, según un sondeo YouGov publicado este miércoles en el diario The Sun.
Pero la canción "¡Ding, Dong! ¡La bruja ha muerto!", coreada por centenares de personas que salieron a la calle en el Reino Unido para celebrar su muerte, se ha convertido en uno de los temas más populares en Gran Bretaña más de 70 años después de haberse dado a conocer en la película 'El Mago de Oz'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario